Chinas2010

Lagartera 12-05-1970

Lagartera1970 (Fragmento de NO-DO Nº 1430B de 1-6-1970)

(Visto aquí: http://www.rtve.es/filmoteca/no-do/not-1430/1486548/) Pinchar en “PÁGINA EN COLOR”.

21 enero, 2013 Posted by | Mi pueblo | Deja un comentario

Zéjel

Zéjel
24/06/2011
           Aprovechando la tardía celebración, este año, del Corpus y dado que el curso lectivo acaba unos días antes, me había propuesto hace tiempo volver al pueblo, acompañado esta vez de Andrés, puesto que a sus doce años aún no ha disfrutado de esta fiesta. Mi idea era llegar un día o dos antes del domingo, pero este plan cambiará, ya que recibo, una semana antes de mi imaginada partida, una llamada en la me cuentan que  intentan reunir, para un recital, al grupo Zéjel, del que formo parte, y me preguntan por mi disponibilidad. ¿Qué decir? ¿De verdad me apetece unirme a mis compañeros de grupo después de casi 30 años? Tardo una fracción de segundo en dar la respuesta: “Si”.
          El día 22 viajamos sin contratiempos (excepción hecha de un retraso de más de media hora en la salida de Atocha a Oropesa) y llegamos al pueblo con el tiempo justo para acudir al ensayo que está previsto para esta fecha. Recordar letras, determinar tonalidad  y precisar acordes conforman esta primera toma de contacto en la que aún faltan tres voces importantes.
          Segundo ensayo, día 23: En esta ocasión estamos ya casi al completo (7 de 8), aún nos falta Yolanda, que no llegará hasta mañana, horas antes de la actuación en público. Fijamos tonos y confeccionamos repertorio. Éste, quizá debido a la ilusión de volver a la actividad musical, a la alegría de estar de nuevo con los amigos que tantas tardes de recitales disfrutamos, se me antoja un poco corto.
          24 de Junio de 2011:
          17:30 h: Ensayo: Yolanda se conjunta perfectamente con el grupo en cuestión de segundos. Últimas correcciones y perfeccionamiento de la interpretación. Ya no hay tiempo para más. A las 21 horas nos enfrentaremos a la opinión del público.  
          21 horas: LLeno absoluto en el salón de actos. Tras las cortinas volvemos a comprobar afinamiento. Todo listo. Interpretamos,  o más bien, improvisamos una introducción, antes de las presentaciones, mientras se descorren las cortinas. Las piernas me tiemblan; hacía mucho tiempo que no experimentaba esta sensación de inseguridad y de placer al mismo tiempo, de profunda responsabilidad y divertimento a la par. Estos mismos nervios me juegan una mala pasada: a pesar de acabar de releer la chuleta (que hábilmente he pegado sobre un panel de madera que hay apoyado contra la pared más cercana a mi) y de tener claro con que canción comenzamos, los acordes que salen de mi guitarra pertenecen a otra muy distinta. Corregimos y comenzamos como es debido. Las canciones se van sucediendo tras las oportunas presentaciones a cargo de Paco, a quien, en algún momento, le embarga la emoción. Los asistentes:  los incondicionales de siempre y otros muchos que nos escuchan por primera vez, nos premian con sus aplausos y nos agasajan con su afecto y benevolencia. Cada nota, cada son, cada palabra, como una perfecta máquina del tiempo, me trasladan tres décadas atrás. ¡Qué maravilla revivir aquella época, aquellos momentos de juvenil ilusión, de esfuerzo en  común, de espacios y tiempo compartidos!
          Al acabar, son decenas de personas las que se acercan a saludarnos personalmente. Nunca había recibido tantos abrazos y tantos besos. Me siento eufórico. Eufórico y feliz, tremendamente feliz.
          Al filo de las 23 horas, cena del grupo al completo, junto a cónyuges y organizadores del evento. A los postres, guitarra y cánticos, esta vez informalmente. Andrés, que ha trabajado durante todo el concierto para grabarlo en vídeo, está disfrutando, lo cual me llena de satisfacción.
          Sábado 24: Día de espera para la fiesta del Corpus que se celebrará mañana. Día también para recordar y valorar lo acontecido la fecha anterior. Y esos recuerdos no pueden ser más agradables y la valoración más positiva. Por ello, mi gratitud para  aquellos que lo hicieron posible. Gracias, de todo corazón. Pero ante todo y sobre todo: gracias Paco; gracias Carmen; gracias Lorenzo, Jorge, Rosario; gracias Yolanda, Olvido, porque con estas pocas horas que hemos compartido me habéis regalado mucha, muchísima vida.
          Un deseo: que nos volvamos a reunir pronto.
 
Chinas (Junio 2011)

1 julio, 2011 Posted by | Música, Mi pueblo, Zéjel | Deja un comentario

Corpus 2010

Algunas de las fotos que tomé en el Corpus.

Es una lástima que no se pueda transmitir el maravilloso olor que se respira este día en Lagartera.

9 junio, 2010 Posted by | Mi pueblo, Tipismo y costumbres | , | Deja un comentario

Corpus en Lagartera

Mozas de Carbajales y Lagartera.

Corpus en Lagartera

Estaba sentado frente al ordenador. Eran ya las 2:30 de la madrugada. Decidí en ese momento que iría al pueblo, a la fiesta del Corpus, de la que no disfruto desde hace cuatro años. Dicho y hecho. Sin descanso previo, a las cinco menos diez de la mañana tomo el autobús que me ha de llevar hasta Madrid, donde, con un poco de suerte, lograré enlazar con el que me llevará hasta Lagartera. No ha habido éxito, cuando llego a la estación Sur de autobuses, el que esperaba coger hace un cuarto de hora que ha salido. Vuelvo a introducirme en el Metro y me dirijo a Atocha, a la estación de ferrocarril; hay más fortuna en esta ocasión: en veinte minutos sale un tren que, si bien no me llevará hasta mi pueblo, sí me dejará muy cerca, a un escaso kilómetro, en Oropesa. No obstante ya he perdido un tiempo precioso.

Por fin llego. Han sido siete horas desde que inicié el viaje, ¡y sin haber dormido! A pesar del cansancio, dejo el equipaje en casa, me acicalo y, sin dilación, salgo en busca de… algo; algo inconcreto, albergando la esperanza de encontrar sensaciones, sentimientos de años pretéritos, emociones que aún hoy percibo como si fueran de ayer mismo.

Recalo en la Casa de la Cultura, donde se están celebrando  una serie de muestras de trajes regionales de diversos puntos de la geografía española. Me gusta. Lamentablemente me he perdido las celebradas ayer de Talavera de la Reina, trajes charros y artesanía de Santa Marta de Tormes (Salamanca), y las de hoy, antes de mi llegada: trajes de Carbajales y artesanía de Zamora, la dedicada a La Alberca (Salamanca) y parte de la presentación de Agüimes (Gran Canaria),a la que llego ya mediada; aún así, lo poco que contemplo me complace.

Una hora más tarde, reconocimiento público del buen hacer de nuestro investigador y escritor D. Julián García Sánchez y entrega al mismo, a título póstumo y personificado en sus hijos, del “Acerico de oro”, galardón éste que concede la Corporación municipal a personajes destacados de la sociedad local. Desconozco, por lejanía en tiempo y espacio, sobre quién recayeron los precedentes y no adivino para quienes pueden ser ulteriores laureles, pero sí digo que sí comparto íntegramente la decisión actual.

Ya a la tarde, se celebran nuevas muestras de artesanía, la de Cabezón de la Sal (Cantabria) y de la Maragatería (León), representada por el municipio de Val de San Lorenzo, y, como colofón, Lagartera, mi pueblo,  que si es bien conocido por aireado y llevado y traído contínuamente, no es menos cierto que también reputado, ilustre, notable,… y así la emoción crece sin mesura estimulada por el sano orgullo que nos produce lo más cercano, lo nuestro.

Y, casi llegada la media noche, zarzuela. Una más que notable representación de “La rosa del azafrán”, interpretada magistralmente por los actores  de la Asociación Divulgativa de Ámbito Cultural (ASIDAC), llegados, creo, de Almansa. Sencillamente hermoso.

Domingo 6 de Junio:

Me despiertan pasos en la vivienda superior. Está deshabitada hace años, pero hoy alguien la ocupa, ¿quién?, ¿por qué?, ¿para qué?. Preguntas vanas por inútiles. Ya sabes para qué. Están engalanando balcones, ventanas y fachadas en todo el pueblo, en casa también. Es la gran fiesta, es el Corpus.

En la calle ya, camino sin pensar, seducido y transportado por la yerba que tapiza las calles y aroma el aire con un penetrante y exquisito olor a hierbabuena, lavanda y otras hierbas que no acierto a reconocer, dotando al ambiente de una frescura extraordinaria.

Algunos altares ya están armados pero la mayoría se están proyectando y arreglando ahora; todavía es temprano. Aún así, doy vuelta completa por el recorrido que se ha de cubrir en procesión después de los actos religiosos celebrados en el interior de la iglesia, sin el agobio que supone la multitud. Disfruto.

Horas más tarde el deleite es incluso mayor. Cientos de personas venidas de otros cientos de lugares llenan las calles y se unen al colorido que aportan las decenas y decenas de entusiastas que se han tocado con las vestimentas típicas de sus respectivos municipios; los hay de Agüimes, de Cabezón de la Sal, de Carbajales, maragatos y “garteranos”. Fotografío rincones y personajes, disfrutando; con cada disparo me llevo un trozo de mi tierra, un poco del uso de los pueblos y un mucho del sentir de las gentes.

El lunes parto de vuelta a casa. El esfuerzo por las siete horas de cansado viaje que me esperan, así como las otras siete que ya pasé, habrán merecido la pena.

Chinas. Junio 2010.

9 junio, 2010 Posted by | Mi pueblo, Tipismo y costumbres | , | Deja un comentario