Chinas2010

San Juan

Noche de San Juan 2010

Atravesando el fuego.

En el parque Delicias, una banda de música, “Green Aple” creo que se llama, nos deleita, en el crepúsculo del día, con canciones de The Beatles, en tanto que la multitud que ya se ha congregado en el anfiteatro espera a que, llegada la media noche, se prenda la hoguera.

A medida que se acerca la hora crece la cadencia con que los presentes se acercan a los maderos que han de arder en unos instantes, a dejar unos papelinas con sus sentimientos más ocultos, otros, los más jóvenes, los apuntes del recién terminado curso; todos, no obstante, con la misma intrínseca idea, que es, por otra parte, el sentido inherente al fuego de la noche de San Juan, el de renovación, purificación; de dejar atrás lo aciago, penoso e infame.

Minutos más tarde, las llamas se alzan verticales. Enhiestas devoradoras de rémoras y actitudes irregulares de un pasado reciente, tienen otrosí la facultad de elevar al cielo, enredados entre pavesas y humareda, los deseos de regeneración de unos, los proyectos o ambiciones de otros, los anhelos, en definitiva, de todos.

Cuando el fuego, saciado ya, se calma y empequeñece, se deja dominar, se doblega a las exigencias de los jóvenes que, poseedores ahora de un insólito valor, lo atraviesan en continuas piruetas y cabriolas, dejándose llevar por su embrujo.

Noche de encanto, de fascinación, de hechizo, la de San Juan, celebrada con la misma exaltación en toda España, ha perdido hoy, empero, toda su magia. En Castelldefels, agazapado en la oscuridad, subrepticiamente, el sino funesto, el hado diabólico y nefasto, se la ha arrebatado en un soplo, ha borrado de un plumazo todo su misticismo, su seducción.

Chinas, Junio 2010.

           .En memoria  de las víctimas.

-----------

Anuncios

24 junio, 2010 Posted by | Tipismo y costumbres | , , , | Deja un comentario

Corpus 2010

Algunas de las fotos que tomé en el Corpus.

Es una lástima que no se pueda transmitir el maravilloso olor que se respira este día en Lagartera.

9 junio, 2010 Posted by | Mi pueblo, Tipismo y costumbres | , | Deja un comentario

Corpus en Lagartera

Mozas de Carbajales y Lagartera.

Corpus en Lagartera

Estaba sentado frente al ordenador. Eran ya las 2:30 de la madrugada. Decidí en ese momento que iría al pueblo, a la fiesta del Corpus, de la que no disfruto desde hace cuatro años. Dicho y hecho. Sin descanso previo, a las cinco menos diez de la mañana tomo el autobús que me ha de llevar hasta Madrid, donde, con un poco de suerte, lograré enlazar con el que me llevará hasta Lagartera. No ha habido éxito, cuando llego a la estación Sur de autobuses, el que esperaba coger hace un cuarto de hora que ha salido. Vuelvo a introducirme en el Metro y me dirijo a Atocha, a la estación de ferrocarril; hay más fortuna en esta ocasión: en veinte minutos sale un tren que, si bien no me llevará hasta mi pueblo, sí me dejará muy cerca, a un escaso kilómetro, en Oropesa. No obstante ya he perdido un tiempo precioso.

Por fin llego. Han sido siete horas desde que inicié el viaje, ¡y sin haber dormido! A pesar del cansancio, dejo el equipaje en casa, me acicalo y, sin dilación, salgo en busca de… algo; algo inconcreto, albergando la esperanza de encontrar sensaciones, sentimientos de años pretéritos, emociones que aún hoy percibo como si fueran de ayer mismo.

Recalo en la Casa de la Cultura, donde se están celebrando  una serie de muestras de trajes regionales de diversos puntos de la geografía española. Me gusta. Lamentablemente me he perdido las celebradas ayer de Talavera de la Reina, trajes charros y artesanía de Santa Marta de Tormes (Salamanca), y las de hoy, antes de mi llegada: trajes de Carbajales y artesanía de Zamora, la dedicada a La Alberca (Salamanca) y parte de la presentación de Agüimes (Gran Canaria),a la que llego ya mediada; aún así, lo poco que contemplo me complace.

Una hora más tarde, reconocimiento público del buen hacer de nuestro investigador y escritor D. Julián García Sánchez y entrega al mismo, a título póstumo y personificado en sus hijos, del “Acerico de oro”, galardón éste que concede la Corporación municipal a personajes destacados de la sociedad local. Desconozco, por lejanía en tiempo y espacio, sobre quién recayeron los precedentes y no adivino para quienes pueden ser ulteriores laureles, pero sí digo que sí comparto íntegramente la decisión actual.

Ya a la tarde, se celebran nuevas muestras de artesanía, la de Cabezón de la Sal (Cantabria) y de la Maragatería (León), representada por el municipio de Val de San Lorenzo, y, como colofón, Lagartera, mi pueblo,  que si es bien conocido por aireado y llevado y traído contínuamente, no es menos cierto que también reputado, ilustre, notable,… y así la emoción crece sin mesura estimulada por el sano orgullo que nos produce lo más cercano, lo nuestro.

Y, casi llegada la media noche, zarzuela. Una más que notable representación de “La rosa del azafrán”, interpretada magistralmente por los actores  de la Asociación Divulgativa de Ámbito Cultural (ASIDAC), llegados, creo, de Almansa. Sencillamente hermoso.

Domingo 6 de Junio:

Me despiertan pasos en la vivienda superior. Está deshabitada hace años, pero hoy alguien la ocupa, ¿quién?, ¿por qué?, ¿para qué?. Preguntas vanas por inútiles. Ya sabes para qué. Están engalanando balcones, ventanas y fachadas en todo el pueblo, en casa también. Es la gran fiesta, es el Corpus.

En la calle ya, camino sin pensar, seducido y transportado por la yerba que tapiza las calles y aroma el aire con un penetrante y exquisito olor a hierbabuena, lavanda y otras hierbas que no acierto a reconocer, dotando al ambiente de una frescura extraordinaria.

Algunos altares ya están armados pero la mayoría se están proyectando y arreglando ahora; todavía es temprano. Aún así, doy vuelta completa por el recorrido que se ha de cubrir en procesión después de los actos religiosos celebrados en el interior de la iglesia, sin el agobio que supone la multitud. Disfruto.

Horas más tarde el deleite es incluso mayor. Cientos de personas venidas de otros cientos de lugares llenan las calles y se unen al colorido que aportan las decenas y decenas de entusiastas que se han tocado con las vestimentas típicas de sus respectivos municipios; los hay de Agüimes, de Cabezón de la Sal, de Carbajales, maragatos y “garteranos”. Fotografío rincones y personajes, disfrutando; con cada disparo me llevo un trozo de mi tierra, un poco del uso de los pueblos y un mucho del sentir de las gentes.

El lunes parto de vuelta a casa. El esfuerzo por las siete horas de cansado viaje que me esperan, así como las otras siete que ya pasé, habrán merecido la pena.

Chinas. Junio 2010.

9 junio, 2010 Posted by | Mi pueblo, Tipismo y costumbres | , | Deja un comentario